Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Apareció Finalmente el Tesoro de las Masilotti? – Ley Integral Contra el Lavado de Activos

El lector comprenderá que el título de este newsletter convoca los hechos dados a conocer en la prensa del mes de enero: el hallazgo –en la chacra de un ciudadano argentino– de varios millones de dólares en efectivo, una Ferrari, un Porsche y animales varios, todos ellos al parecer originados en actos de dudosa legalidad, por decirlo de alguna manera. De ahí la asociación con el conocido tesoro –incorporado al folklore nacional– que da el nombre a esta nota.

Todo esto viene a cuento de la reciente sanción de la Ley Integral Contra el Lavado de Activos aprobada no hace mucho por el Parlamento nacional (“la Ley”).

La Ley recopila y actualiza las normas vigentes en materia de lavados de activos. En lo esencial, designa nuevos sujetos obligados a informar de operaciones sospechosas a la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central del Uruguay (“los Sujetos”), a saber:

(i) Asociaciones civiles, fundaciones, partidos políticos, agrupaciones y, en general, cualquier organización sin fines de lucro;

(ii) Contadores Públicos que presten servicios de administración de cuentas bancarias, organización de aportes para la creación, operación o administración de sociedades, preparación o revisión de declaraciones fiscales, confección, compilación, revisión o autoría de estados contables; y

(iii) Cualquier persona física o jurídica, que participe en el asesoramiento o la realización de operaciones de transferencia de dominio, administración del dinero, valores u otros activos.

También, incorpora la defraudación tributaria como delito precedente del delito de lavado de activos, es decir que todo intento por incorporar al sistema financiero formal dinero obtenido por actividades en fraude al fisco, se considerará en adelante como delito de lavado de activos.