Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Duro golpe a los derechos de los contribuyentes

Mediante Sentencia Nº 716/2022, el Tribunal de lo Contencioso
Administrativo (el “TCA” o el “Tribunal”) concluyó que la Administración
Tributaria no está obligada a informar a los contribuyentes (que están siendo
objeto de una inspección) acerca de cuáles son sus derechos.

Una empresa estaba siendo inspeccionada por el Banco de Previsión Social
(el “BPS). En el marco de dicha inspección, los inspectores llevaron adelante
un interrogatorio y el responsable de dicha empresa (el “Socio”) reconoció que sub-declaraba
la remuneración de algunos de sus empleados (informando un monto inferior del
realmente pagado) e incluso hasta no declaraba (ocultaba) la relación de
dependencia de algunos de ellos. Parecería (aunque de la sentencia no surge
claramente) que el BPS no realizó ninguna denuncia penal por defraudación. Pero
más allá de esto, el organismo previsional sí determinó adeudos tributarios e
impuso sanciones por mora.

El Socio no había sido informado (por los inspectores del BPS) acerca de su
derecho a estar asesorado por un abogado, guardar silencio y no declarar contra
sí mismo. Y, precisamente, por ello recurrió la resolución que impuso sanciones
contra su empresa (por entender que su derecho a una defensa adecuada había
sido vulnerado).

El Tribunal no estuvo de acuerdo con el argumento invocado por la empresa.
Según el TCA, los contribuyentes no tienen derecho a ser informados acerca de sus
derechos. La sentencia aquí comentada contradice la opinión expresada por el
mismo Tribunal en su Sentencia Nº 1067/2017, en la que sí reconoció la
aplicación de las denominadas “Advertencias Miranda” en la órbita de las infracciones
tributarias:

http://www.bergsteinlaw.com/es/reporte/noticia/un-fallo-trascendente-el-derecho-a-no-auto-incriminarse-en-materia-tributaria-

Según la nueva jurisprudencia del TCA, 
“…se estima que la aplicación de
la Advertencia Miranda al ámbito de fiscalización tributaria, no se puede
considerar como una de las garantías del contribuyente frente a los poderes de
la Administración porque significaría la inutilización de la estructura sobre
la que se basa el sistema tributario.”

Dicho pronunciamiento desconoce que: (i) las infracciones tributarias (como
la mora) no están reguladas por el Derecho Tributario como disciplina autónoma
(solamente las normas de Derecho Tributario Material o Sustancial califican como
autónomas), (ii) dichas infracciones están reguladas por el Derecho Tributario
Sancionatorio, siendo que la naturaleza de sus principios y reglas coincide con
la de los principios y reglas del Derecho Penal (como disciplina sancionatoria
por excelencia), y (iii) la aplicación de las Advertencias Miranda en la órbita
de las infracciones tributarias está admitida en varios países del mundo (no
solo anglosajones, sino también latinoamericanos).